Navegación

Bonifacio Nuñez de beisbolista,futbolista para ser un ícono del arbitraje mexicano

El currículum del ex colegiado mexicano Juan Luis Bonifacio Núñez (Pachuca – 1954) es largo antes de convertirse en árbitro, anteriormente fue beisbolista y futbolista hasta que una serie de circunstancias lo llevaron a convertirse en árbitro de la Primera División Mexicana.

En un principio se dedicó al béisbol:

“Era jovencito y representé a Hidalgo en una competencia nacional de béisbol. Soñé con ser un beisbolista profesional” y viajó con su familia, mudándose a la Ciudad de México, jugando en los parques de béisbol. Pero el cambio al Distrito Federal le cambió el rumbo: “Comencé a abrazar el futbol y a jugar como delantero. Era flaco, rápido y con malicia con la pelota. Pronto llegué a un campeonato nacional de futbol con compañeros como Mateo Bravo, Pato Carrillo, Enrique Pastrana y Enrique Romero. Llegando al arbitraje por culpa de una expulsión”.

«En una ocasión, con 20 años, el defensa central del equipo contrario me traía a pan y agua (ya se había acabado el pan, así que aguantarse y a joderse) patada tras patada, hasta que me lo quité de encima y metí gol. De inmediato me burlé de él y le menté la madre. Para mi mala fortuna, el silbante me escuchó y ahí me echó. ¿Por qué me expulsas?, le grité. El hombre de negro me dijo que por conducta antideportiva. Cuando terminó el partido le pedí al silbante que me dijera en qué libro estaba la tal mentada regla. Me mandó a la librería Porrúa, encontré el libro de Diego de Leo. Comencé a leer las 17 reglas de futbol y me sentía experto como para alegarle a los árbitros. Un día, en la Unidad Morelos, faltó un árbitro en la juvenil C (16 y 17 años) y mi entrenador, Javier Rodríguez Cáceres, me dijo “tú que tanto le discutes a los árbitros, métete a pitar”.

El buen Boni, comenta:

“Yo debuté el 19 de abril de 1976 de juez de línea en tercera división, ya que en aquella época íbamos al fútbol amateur y de segunda división, hasta terminar en primera división, en 1980 en un partido entre la UDG contra Atletas Campesinos el 25 de septiembre de 1980”.

También destaca:

“Ese día, uno de mis momentos de mayor satisfacción llegar al centro de la cancha del Estadio Jalisco y agradecerle a Dios la oportunidad de cumplir un sueño; el momento triste fue cuando me retiré después de 20 años de carrera en el Estadio Azteca en un Cruz Azul contra América el 24 de Marzo del 96”.

“En cuanto a juegos internacionales me tocó asistir a los Juegos Olímpicos de Seúl de 1988 y en 1991 fui a España a un preolímpico, además de partidos en Centroamérica y en el Estados Unidos contra Chile en 1991, creo que no me faltó nada, pité cinco finales y fui muy feliz”.

«Ser árbitro de Primera te exigía tener un trabajo y yo laboraba en Recursos Hidráulicos como ingeniero topógrafo. Dejé novias y fiestas, me paraba a entrenar a las cinco de la mañana, atravesar la ciudad y luego me dirigía a mi trabajo. Me hice muy disciplinado. De esta forma, con el tiempo, llegue a la Primera División».

«En el arbitraje me enseñaron a que se respetaran las reglas. No permití que los jugadores me protestaran. Los encaraba. ¿De qué te ríes?, les decía. Rara vez usaba las tarjetas. Tampoco aceptaba el diálogo, porque había jugadores que te querían envolver».

«Fui un árbitro diferente. Era un reto para mí pitar juegos difíciles. Fui un silbante feliz durante los 20 años que pité. Me gustaba que se respetara mi trabajo y lo mismo echaba al ídolo de rancho que al estrella».fuente/excelsior.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE