Navegación

Carlos Iturralde Rivero el caballero de las canchas de fútbol

Iturralde Rivero nació el 7 de junio de 1926 y fue hijo de José María Iturralde Traconis, gobernador del estado de Yucatán y de Josefina Rivero Díaz.

En su juventud vivió en Francia, la Ciudad de México y en su natal Mérida, donde formó parte de equipos amateurs recordados con mucho cariño por la gente de la ciudad. Entre algunos jugadores del Centro Universitario Montejo, escuela con la que jugó, están: Humberto ‘Manal’ Gamboa, Hernán Ríos, Vicente Trujillo, Jorge Méndez, entre otros.

Yucateco de nacimiento, futbolista profesional, entrenador, escritor, comentarista y analista, Carlos Iturralde Rivero fue el primer hombre nacido en la ciudad de Mérida que logró tener una destacada carrera en la Primera División del fútbol mexicano.

De vuelta en la Ciudad de México, Iturralde ingresó al Club Asturias con 15 años de edad como centro delantero. Su debut llegó tres primaveras después, cuando el entonces técnico William Reaside lo mandó a la cancha como medio izquierdo, posición en la que se desarrollaría durante toda su trayectoria.

En su estancia en el Asturias, antes de la desaparición del mismo, tuvo la oportunidad de disputar una serie de partidos internacionales ante las escuadras de Bratislava, de Checoslovaquia en esa época, ahora Eslovaquia; el Vasco da Gama, de Brasil, y el Independiente, de Argentina, como seleccionado del combinado España-Asturias.

Carrera como jugador
Con la desaparición del Asturias en 1950, Carlos Iturralde fue fichado por las Chivas de Guadalajara jugando sólo una temporada, la 1950-1951; Su paso por las Aguilas del América fue igual de efímera, no logrando brillar con ninguna de las 2 escuadras.
Con el que si brilló con luz propia fue en los Rayos del Necaxa, donde llegó en 1951 y salió en 1955, menos el año que hizo con el América.
En 1955 los Potros de Hierro del Atlante compraron su ficha, culminando con ellos su carrera al retirarse como jugador en 1958.

Con la Selección Mexicana estuvo cerca de ir al Mundial de Brasil 1950, sin embargo, una lesión que requirió operación lo privó de participar de aquella competencia. Para los Mundiales de Suiza 1954 y Suecia 1958 también se quedó a un paso, siendo recortado al final en ambas ocasiones.

Se retiró de las canchas como jugador pero no se mantuvo alejado del balompié por mucho tiempo ya que en 1963 comienza una larga y fructífera carrera como Director Técnico, primero dirigiendo en Mérida equipos amateur como el Centro Universitario Montejo, Escuela Modelo, Universidad de Yucatán, Selección del Estado, Instituto Cumbres y la Universidad del Mayab; y en la capital del país al Club Deportivo Reforma, Parma y Santos, por mencionar algunos.
Estos primeros pasos en la dirección técnica le prepararon para dirigir a nivel profesional, dirigiendo a varias escuadras, como los Pumas de la UNAM y se la acredita el descubrimiento y fichaje de quien luego fue conocido como ‘El Niño de Oro’, Hugo Sánchez. 
Igual estuvo al frente del Atlante, Atlético Morelia, Querétaro FC y Club Deportivo Cuautla.
Fue precursor del fútbol profesional en Yucatán, a partir de 1981 dirige a los Leones del IMSS, igual a los Aguiluchos de Mérida y a los Mayas de Yucatán, todos en la Tercera División.
Con estos últimos jugó la final de la Tercera en 1989 el cual perdieron ante Ayotlán, terminando como subcampeones y teniéndose que conformar con ascender a las Segunda “B” en lugar de la Segunda Nacional.
En la Segunda División dirige a los Aguiluchos de Mérida y a los Venados de Yucatán.
También fungió como secretario técnico del Atlante y de los Pumas, fue fundador de la Liga del Sureste de Fútbol, Director de la Escuela para Entrenadores Profesionales de la FMF Zona Sureste.
Fundó y dirigió a 4 escuelas de fútbol infantil, Colegio Iturralde, Cruz Azul Tlalpan, Leones del IMSS y Mayas Mérida.
También tuvo el tiempo de ser periodista, comentarista y reportero deportivo, conductor de programas deportivos de televisión y columnista con sus crónicas “Futbol-Temas” y “Entre patadas”.
Escribió 3 libros, “Amistad entre patadas”, “Fútbol en Yucatán” y “Manual práctico para entrenar niños”.
Se le recuerda por el gran deportista y entrenador que fue, pero sobre todo, por la bella persona y la caballerosidad que siempre mostró, tanto dentro como fuera de la cancha.

Carlos Iturralde falleció el 1 de agosto de 2004 a los 78 años de edad y fue conmemorado en Yucatán al inaugurar el Estadio de los Venados de Yucatán con su nombre, además de ser recordado como el mejor futbolista local de todos los tiempos.Con información de AS,Por esto! y medio-tiempo.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE