Navegación

De Oxkutzcab,Yucatán para el béisbol mexicano,Juan José Pacho la leyenda yucateca

Pacho jugó como campocorto para la Liga Mexicana de Béisbol . Durante 19 temporadas, jugó para los Leones de Yucatán , luego en 1984 para los Diablos Rojos de México , de 1985 a 2002 regresó al equipo de Yucatán.

El promedio de Pacho fue de 0.278 en 1891 juegos. En 6370 vueltas al bate, produjo 1768 hits, 202 dobles, 27 triples, 14 jonrones, produciendo 528, anotando 806 y recibió 517 bases. 

Pacho fue miembro en su infancia del equipo estatal de Yucatán que representaba prácticamente todas las competencias a nivel nacional, desde adolescentes hasta adultos jóvenes.

Mencionó una vez a los periódicos: «En mi pueblo, solo había dos cosas que hacer los domingos: ir a la Iglesia y jugar béisbol».

En 2005, Pacho era el Gerente del equipo mexicano Venados de Mazatlán y el equipo bajo su liderazgo ganó la Serie del Caribe venciendo a las Águilas Cibaeñas de República Dominicana .

En 2015, Juan José Pacho es el gerente del equipo mexicano de invierno Venados de Mazatlán y, bajo su liderazgo, ganó la Serie del Caribe 2016 a los Tigres de Aragua de Venezuela .

En 2009, fue incluido en el Salón de la Fama de México por sus logros en el béisbol como atleta profesional.

Poco saben que el yucateco se inició en el beisbol jugando la tercera base y como catcher asistiendo a cinco campeonatos nacionales amateur y, como sucede en todos los casos, su padre fue quien le dijo que se hiciera parador en corto.

“Me dijo, tú no tienes cuerpo como para catcher, tiene que ser fuerte y alto, y tú no tienes nada de eso, mejor hazte short stop”, le hizo caso y se convirtió en un estupendo parador en corto, participando en mil 981 juegos, con un promedio de .278 milésimas, con 806 carreras anotadas, 528 producidas y 99 estafas, además, en tres temporadas finalizó arriba de los .300.

“Pachito”, como se le conoce cariñosamente en el mundo del beisbol, nació en el pequeño poblado yucateco llamado Oxkutzkab, palabra de origen maya que significa “tierra tres veces fértil”, pues en ese lugar se siembra tabaco, se produce miel y se da el maíz. Pues bien, en ese hermoso rincón yucateco con fuertes raíces mayas, nació un 8 de abril de 1963 un pequeño que recibió el nombre de Juan José Pacho Burgos, quien creció como todos los pequeños de su pueblo fuertemente ligado a la religión y al beisbol.

Juan José recuerda con nostalgia los domingos de su niñez, acudiendo temprano a la iglesia del pueblo para escuchar misa,  y  después correr al campo de beisbol para jugar como shortstop en la Liga Municipal de su pueblo natal, ahí las portentosas manos de “Pachito” llamaron pronto la atención de la gente conectada al beisbol en Yucatán, y representó a su Estado en cuanto Campeonato Nacional había en aquellos años desde infantil, pasando por todas las categorías con límite de edad, hasta llegar a los Nacionales de categoría libre, donde su brillante forma de cubrir el campo corto llamó la atención de la organización de los Leones de Yucatán, que lo firmó, y con quienes jugó por espacio de 15 temporadas en la Liga Mexicana de Verano, completando 20 campañas, jugando cinco más con los Diablos Rojos del México. En aquellos años Yucatán se distinguió por tener dos shotrtstops de gran clase, J.J. Pacho y el “Príncipe de Temax”,  Gener Rivero, también un portentoso fildeador que brilló con los Cafeteros de Córdoba de Chara Manzur.

La habilidad defensiva de Juan José Pacho no pasó desapercibida  para el beisbol de Grandes Ligas, y fue firmado por los Piratas de Pittsburgh que lo tuvieron en un campo de entrenamiento primaveral, pero decidieron que su bateo no estaba a la altura de la Gran Carpa, y entonces lo cedieron prestado a los Diablos Rojos del México, para jugar en la Liga Mexicana de Verano otra vez.

Jugando así 20 temporadas entre Leones de Yucatán y Diablos Rojos del México tuvo un total de mil 891 juegos jugados con seis mil 370 turnos al bate conectando mil 768 imparables, entre ellos 202 dobles, 27 triples y 14 cuadrangulares, produciendo 528 carreras y anotando 806 ocasiones, recibiendo 517 bases por bolas  para un porcentaje de bateo de .278, nada mal para un shortstop de manos privilegiadas que ya es miembro del Salón de la Fama del beisbol mexicano, y que como manager  ganó el domingo pasado su segunda Serie del Caribe como piloto al frente de los Venados de Mazatlán.

Quienes tuvimos la fortuna de ver jugar el campo corto a Juan José Pacho, jamás olvidaremos ese jugador pequeño de estatura con poco peso corporal, pero un corazón gigante y unas manos privilegiadas, elegante y peligroso bateador por su inteligencia para chocar la pelota, y su paciencia en el pentágono, además de su velocidad en los senderos. Un triunfador del deporte y de la vida. Juan José Pacho, hijo ilustre de la zona del Mayab.(Por:Informador-MX)

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE