Navegación

El «Bambino de oro» que pudo ser presidente de la LMB

Babe Ruth, fue un jugador de béisbol profesional estadounidense cuya carrera en las Grandes Ligas de Béisbol, mejor conocida como la MLB abarcó 22 temporadas, desde 1914 a 1935. El jugador apodado como “El Bambino ” y ” El Sultán del Swat “, comenzó su carrera como un estelar lanzador zurdo para los Medias Rojas de Boston, pero alcanzo su mayor fama como jardinero para los Yankees de Nueva York.

La forma cómo Ruth empezó a jugar al béisbol es incierta, de acuerdo con unos rumores, mientras estaba en St. Mary’s, este parita repetidamente las ventanas de Baltimore con golpes largos mientras jugaba al futbol callejero, por otra parte, también señalan que se le dijo que se uniera a un equipo deportivo en su primer día del orfanato, esto sugerido por el director atlético de la escuela, el hermano Herman, ocupando la posición de cátcher, a pesar de que los zurdos rara vez juegan esa posición.

Durante su tiempo allí también jugó en la tercera base y el campo corto, otra vez posiciones inusuales para un zurdo; tambien se vio obligado a usar prendas y guantes hechos para diestros. La persona que lo animaba en sus actividades deportivas era el Prefecto de Disciplina de la escuela, el Hermano Matthias Boutlier.

Gran parte de los chicos de St. Mary’s jugaban al béisbol en ligas organizadas en diferentes niveles de competencia. En algún momento, Ruth calculó que jugaba 200 partidos al año a medida que ascendía constantemente en la escalera del éxito. Este logro  jugar todas las posiciones a lo largo de su juventud, incluidas las posiciones generalmente reservadas para los diestros, ganando fama como lanzador.

Ruth se convirtió en el mejor lanzador de St. Mary’s, y cuando tenía 18 años en 1913, se le dejo abandonar las instalaciones para jugar juegos de fin de semana en equipos que fueron seleccionados de la comunidad. Ya para ese entonces era mencionado en varios artículos de periódicos, tanto por su destreza en el pitcheo como por su habilidad para conectar jonrones largos.

Ruth conoció a su primera esposa, Helen Woodford, en una cafetería de Boston donde trabajaba como camarera. Se casaron el 17 de octubre de 1914, cuando él tenía 19 años y ella 17. Adoptaron a una niña llamada Dorothy en 1921 y se separaron en 1925 por las repetidas infidelidades de Ruth. Helen falleció en enero de 1929 en un incendio en Watertown, Massachusetts.

En 1916 Babe llegó a la Serie Mundial y lanzó el cuarto partido contra los Brooklyn Robins. Cedió una carrera en el primer episodio y no otorgó una carrera más en las catorce entradas que duró el partido. Fue el partido completo más largo en la historia del béisbol en Serie Mundial, hasta que fue superado en duración por el tercer partido de la Serie Mundial 2018, entre los Boston Red Sox y Los Angeles Dodgers, juego que se extendió hasta dieciocho entradas. Dos años después regresó al clásico de otoño. No permitió carrera en el primer partido y cedió carrera hasta el octavo episodio del cuarto partido. Estos números, junto a los logrados dos años antes, hicieron un total de 29 entradas y 2/3 sin permitir carrera, un récord que duró 43 años.

El 5 de enero de 1920, Ruth fue traspasado a los New York Yankees a cambio de 125.000 dólares en efectivo y otros 300.000 dólares en cesiones que el dueño de los Red Sox, Harry Frazee, usó para financiar sus producciones de Broadway. La venta de Babe Ruth a los Yankees está considerada como una de las peores transacciones de la historia del deporte estadounidense. El conjunto bostoniano, cinco veces campeones de las Series Mundiales hasta ese momento (las tres últimas con Ruth en el equipo), no volvería a lograr ningún campeonato hasta 2004. Este periodo de 86 años de sequía fue conocido como La Maldición del Bambino.​

Justo en la temporada de su debut con los Yankees en 1920, Ruth estableció un récord de 54 homeruns en una temporada, sobrepasando la que él mismo había impuesto el año anterior con 29. Babe era la estrella del equipo, a pesar de que su cuerpo distaba de ser el de un atleta, pues era grueso de tronco y de piernas delgadas. Tanta era su popularidad que el campo de juego que compartían los Yankees con los Giants, el Polo Grounds, ya no dio abasto. Construyeron uno nuevo: el Yankee Stadium, que abrió sus puertas en 1923; el escenario fue conocido para la posteridad como «La Casa que Ruth Construyó».

La fama de Ruth siguió creciendo. En 1927 logró la marca de 60 homeruns en una temporada, que perduraría hasta 1961 cuando Roger Maris la sobrepasó con 61 homeruns; sin embargo, los anotadores oficiales resaltaron que Ruth lo hizo en una temporada de 154 partidos; Maris, en cambio, lo hizo en una de 162. Los periodistas deportivos bautizaron a Babe como «el Gran Bambino» y «the Sultan of swat» (algo así como el sultán del batacazo).

Un hecho hizo de Ruth un mito. En el tercer partido de la Serie Mundial contra los Chicago Cubs en 1932, en el quinto episodio, el pitcher Charlie Root llevó la cuenta frente al Bambino 2-2. De pronto éste señaló a las gradas en el jardín central, muchos interpretan esta señal a la dirección que pondría la pelota, otros como un desafío al pitcher. El caso es que logró un homerun, que según muchos, ha sido el de mayor longitud en el Wrigley Field, hogar de los Cubs. Los Yankees ganaron la serie por barrida, su tercera en cuatro años. El 29 de septiembre de 1934 bateó su último homerun con los Yankees, y el día siguiente fue el último que vistió el uniforme.

Se trasladó a los Boston Braves donde jugaría su última temporada en 1935. Jugó y fue a la vez entrenador de primera base. El 25 de mayo bateó nada menos que 3 homeruns en Pittsburgh.

El Baker Bowl de Filadelfia fue el escenario del último partido de Ruth como profesional el 30 de mayo ante los Phillies. El 2 de junio, tras una discusión con el dueño del equipo, Emil Fuchs, anunció su retirada del béisbol. Acabó la temporada con una efectividad del 18%, la más baja de su carrera, y seis homeruns. Los Braves, que iban 10-27 cuando Ruth dejó el equipo, terminaron el año con un balance de 38 victorias y 115 derrotas, el peor porcentaje de la historia moderna de la Liga Nacional.

Se retiró con 714 homeruns, sólo superado posteriormente por Barry Bonds y Hank Aaron en toda la historia de las Grandes Ligas de Béisbol.

Ruth deseaba entrenar a los Yankees desde la muerte de Miller Huggins en 1929. Su deseo no se cumplió nunca por su fama de irresponsable. Ésta fue una de las razones por la que firmó con los Boston Braves, pues después de la temporada esperaba tomar las riendas del equipo, pero tampoco lo consiguió. Tuvo la esperanza de hacerlo con los Yankees y también con los Brooklyn Dodgers, pero otra vez fue descartado.

Ruth ingresó en el Salón de la Fama del Béisbol el 29 de enero de 1936 junto con Ty Cobb, Honus Wagner, Christy Mathewson y Walter Johnson, en una ceremonia celebrada en Cooperstown, Nueva York.

En 1946 se le diagnosticó cáncer de garganta. Ese mismo año, durante una visita a Ciudad de México, el magnate veracruzano Jorge Pasquel le ofreció ser Manager o Alto Comisionado de la Liga Mexicana de Béisbol, pero le explicó que estaba con un tratamiento y tenía que estar en Nueva York.

Hizo su última aparición frente a los fans de los Yankees en un histórico homenaje el 13 de juno de 1948, 25 años después de la apertura del estadio; además, el número de su uniforme (3) fue retirado.

Murió el 16 de agosto de 1948 a los 53 años. Su cuerpo yació frente a la entrada del Yankee Stadium durante dos días en los que 100.000 personas le vieron por última vez.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE