Navegación

El enmascarado de oro de los 70s

De origen humilde nació el 26 de mayo de 1946 en el municipio de Yahualica, Jalisco fue el menor de siete hermanos.
Desde niño se interesó por la lucha libre debido a que Jesús, uno de sus hermanos era luchador semi profesional se hacía llamar Othon Banzica apodo que derivaba del alemán Otho Van Zicka que después se acorto a simplemente el Sica.

Para 1960 empieza a presentarse gracias al empresario Elías Simón en estados circunvecinos junto a su amigo Adolfo Contreras con distintas identidades incluyendo falsos juniors del Santo y Blue Demon.
Utilizando los consejos de su hermano Jesús “el Sica”, de Joe “el hermoso” y Cuauhtémoc “diablo” Velazco, Roberto progreso en el mundo de las luchas.
Debido a problemas familiares, deja su casa para irse a Tijuana, donde emprendería de manera ardua lograr ser luchador profesional, pero por tener casi 16 años no es tomado en cuenta por los promotores de la ciudad.

Regresa a Guadalajara donde en 1965 debuta de manera profesional pero es hasta 1966 que lucha por primera vez en la arena Coliseo en la ciudad de México, entonces iniciaría una carrera que poco a poco se fue haciendo más notoria, en ese periodo creo la “patada de la filomena” a la postre su aportación al pancracio mexicano.
 En esos años inicio una asociación con los luchadores Dr Wagner y Ángel Blanco quienes serían conocidos como la Ola blanca, brindando tardes memorables, hasta la desintegración del trio en 1972 por envidias profesionales iniciando una rivalidad que derivaría en el despojo de las máscaras de sus antiguos socios.

El Solitario se vuelve parte de la cultura popular mexicana y en uno de los consentidos de la afición, consigue varias máscaras y cabelleras, gana campeonatos tanto nacionales como internacionales, logra gran popularidad en el extranjero, especialmente Japón.

Los distintos golpes no atendidos de múltiples encuentros en los cuadriláteros mermaron su salud a mediados de los 80, en abril de 1986 tuvo un fuerte dolor abdominal que requirió atención médica inmediata, lamentablemente se trataba de una hemorragia interna que requirió una operación de emergencia.
El 6 de abril de 1986 el Solitario murió sobre la mesa de operaciones a consecuencia de un paro cardiaco.

Su muerte consterno a la afición mexicana, solo tenía 39 años de edad.

Aunque la vida de El Solitario se vio truncada, su carrera profesional abarca más de veinticinco años y es considerado como uno de los más grandes luchadores mexicanos profesionales de todos los tiempos. Fue exaltado al Salón de la Fama del American Wrestling Observer Newsletter en 1996. Su hijo hizo su debut en la lucha libre en 1990 como El Hijo del Solitario.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE