Navegación

El gran campeón mexicano Vicente Saldívar,la historia

Vicente Samuel Saldívar García nació en el Distrito Federal el 5 de marzo de 1943 en la Colonia Postal, por el rumbo de Calzada de Tlalpan. Desde niño le gustó la práctica del boxeo, siendo un chamaco introvertido y reservado y también lo atrajo la disciplina del gimnasio.  Representó a México en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, donde tuvo una buena actuación, pero no fue suficiente para obtener una medalla.

Se convirtió en boxeador profesional en 1961 y gracias a su calidad,fortaleza física disciplina y sacrificio llegó a tocar los dinteles de la gloria en el pugilismo nacional e internacional, al ganar los campeonatos de peso pluma de la República Mexicana y Mundial, siempre bajo la dirección del manager Adolfo “Negro” Pérez.

Saldívar realizó 40 combates profesionales, con 37 victorias -26 por nocaut-  y sólo tres derrotas. Se mantuvo tres años como campeón mundial de peso pluma,  tras destronar al cubano Ultiminio Ramos, en 1964, luego se retiró sorpresivamente en 1967, tras derrotar a Howard Winstone en el estadio Azteca, para volver a ganar el título del mundo en 1970 a Johnny Famechon. Sin embargo, su segunda etapa como campeón resultó efímera pues muy pronto, el japonés Kuniaki Shibata le arrebató la corona, propinándole una paliza.

Fueron inolvidables sus grandes triunfos sobre el panameño Ismael Laguna, el galés Howard Winston, el ghanés Floyd Robertson y el japonés Mitsunori Seki.

Vicente Saldívar fue un peleador muy especial porque ofrecía espectáculo en cada una de sus actuaciones, pese a ser zurdo, respaldado en su inclaudicable combatividad y técnica para tirar golpes permanentemente.

En lo personal, Saldívar fue mi primer gran ídolo en el boxeo porque me atrapó su estilo espectacular, volcánico y explosivo y también por su gran amistad con mi tío Enrique Camarena, su compañero en el gimnasio y sparring de lujo en sus entrenamientos en Jurica y en los Baños Granada del Distrito Federal. Ellos fueron grandes amigo en su juventud, y por esa entrañable afinidad a Vicente Saldívar lo consideramos como de nuestra familia. Mi padre, el ex boxeador Lalo Camarena también tuvo el honor de ser su amigo. Por eso lo apreciamos, admiramos y respetamos siempre. Saldívar fue el primer boxeador en la historia de México que se concentró permanentemente en algún sitio fuera de la ciudad para preparar sus peleas y así poder alcanzar una preparación física al cien por ciento. Fue un ejemplo de profesionalismo.

Falleció a los 42 años de edad el 18 de julio de 1985 en su domicilio de la calle de Amores en el Distrito Federal, víctima de un infarto. Nos dolió mucho su muerte, un gran boxeador y extraordinaria persona. Siempre lo recordaremos como el único y auténtico “Zurdo de Oro” del boxeo mexicano.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE