Navegación

Paola Espinosa «se lanza»para ser leyenda en México

Si hay una figura del deporte mexicano que llena de orgullo e inspiración a cientos de jóvenes es Paola Espinosa, la mejor clavadista en la historia del país y la primera mujer mexicana en ser campeona centroamericana, mundial universitaria y medallista olímpica.

Nacida en La Paz, Baja California Sur, a los siete años de edad enfrentó lo que sería el primer reto de su vida, la plataforma de 10 metros. Y lo tuvo que hacer de la mano de su hermana Fernanda, quien prácticamente la jaló para que se lanzara al agua.

La tres veces ganadora del Premio Nacional del Deporte realizó su primer salto de trampolín en un evento llamado talentos deportivos, donde le realizaron pruebas de flexibilidad y punta, entre otras.

En esa competencia ella quedó en segundo lugar, sin embargo ésta no le pareció una buena experiencia. Paola recuerda que lloró mucho porque quería ser la número uno, así que su mamá le respondió que si quería la medalla de oro, tendría que esforzarse mucho más.

«Es algo que disfruto mucho. Desde que subo al trampolín no puedo aguantarme las ganas de sonreír porque estoy feliz, satisfecha, contenta con lo que estoy haciendo y con mi vida”, expresó la bajacaliforniana.

«En especial lo visualizo (Tokio 2020) muy contenta, muy feliz, disfrutando cada momento. Desde que tenía a Ivana en mi vientre soñé con la idea de estar parada en un trampolín, voltear a ver a las gradas y ver a mi hija y ella estuviera viendo a su mamá pelear por su país, por ella, por mi familia, y así es como lo siento. Percibo unos Juegos Olímpicos muy emocionantes y muy felices para mí», pronosticó la clavadista .

A los 11 años, ingresó a la escuela de talentos del Comité Olímpico Mexicano, razón por la que Paola Espinosa se fue a vivir a la Ciudad de México.

En el Mundial de Clavados de Barcelona 2003 ganó medalla de bronce junto a Laura Sánchez en la categoría de clavado sincronizado en trampolín de tres metros.

La Cámara Nacional de la Mujer le otorgó el reconocimiento como parte de las 50 mujeres más destacadas de México de 2012, en ese año también creó una fundación para ayudar a los jóvenes con problemas de alcoholismo, drogadicción, obesidad o bullying, con el objetivo de salir adelante por medio del deporte.

Cuestionada qué pasará con ella después de Tokio 2020, respondió que nadie lo sabe, pero cual sea el resultado, estará contenta y satisfecha, porque hasta hoy ha hecho todo lo posible porque las cosas salgan bien.

«Siento que todo lo que va a pasar está a mi alcance, en mis manos, estoy haciendo lo mejor que se puede, el 100 por ciento de cada una de las cosas que me toca hacer, y por eso después de Tokio voy a estar satisfecha», expresó.

A sus 33 años es obvio que se acerca el final, pero ella no quiere pensar que Tokio 2020 será lo último que se verá de Paola Espinosa Sánchez en la alta competencia.

«Voy paso a paso. No pienso ni siguiera en que van a ser los últimos, pienso en que quiero llegar y hacerlo bien, en que tengo muchas ganas, en el que estoy motivada, en que cada vez que veo a mi hija es el trampolín que necesito para seguir adelante y demostrándome que puedo cumplir mi sueño», compartió. 

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE