Navegación

Raúl Orvañanos,del arco al micrófono

Corrían los años 70 y el periodismo deportivo televisivo en México era un camino casi virgen, gobernado por algunos personajes que, en cada transmisión, sudaban la camiseta porque el espectador quedara atrapado o tuviera la mejor crónica de su encuentro deportivo favorito.

Uno de esos personajes virtuosos que encontró en el periodismo deportivo su modo de ser y de vivir, es Raúl Orvañanos Marín, un exfutbolista a quien la vida le enseñó que la pasión por el futbol se puede vivir y gozar desde diferentes trincheras, pero con la misma intensidad.

“Soy una persona feliz, que disfruta de la vida, que me gusta muchísimo mi trabajo, me gusta mucho la comida, me gusta mucho viajar. Desde luego, me gusta mucho el futbol, aunque no trabaje me gusta verlo”.

De acuerdo con una ficha histórica que proporcionó el club Atlante, la época más recordada en el futbol mexicano de Raúl Orvañanos fue jugando para los «Azulgranas», en el que debutó a los 18 años. Con la playera azulgrana tuvo la oportunidad de jugar contra Pelé y dejó una huella imborrable, su calidad lo llevó a la selección mexicana y convertirse en ídolo de la afición.

“Muy joven empezamos a jugar, tuvimos una racha muy buena en aquel torneo y de ahí seguimos varias temporadas con el Atlante, que, por cierto, era muy raro que arqueros jóvenes recibieran la oportunidad, me extrañó que me la dieran y tuve la fortuna de aprovecharla y llegue a jugar hasta en la selección mexicana».

«Atlante ha sido cuna de muy buenos porteros, Rafa Puente, Félix Fernández, (Gerardo) `Kampa’ Ruiz ahora. De esta institución han salido muy buenos porteros”, recordó el ex arquero.

Su pasión por el futbol comenzó desde niño, ya que…

 “desde que tengo uso de razón, de lo que me acuerdo es de una pelota que me habían regalado. Mi papá jugaba futbol y me llevaba a los partidos, él no era profesional pero un tío mío, Julio, él fue futbolista del América y del Necaxa y toda la vida estuve metido en esto, iba a los estadios y siempre quise ser futbolista”.

Pese al amor por el deporte del balompié, la carrera de Raúl Orvañanos no tuvo larga vida, durando menos de una década, en la cual se desempeñó como arquero del Atlante y Atlético Español.

Orvañanos no tuvo una despedida formal del futbol, ya que esta se dio de manera circunstancial. “Tuve un pleito con un directivo y en ese lapso yo dije ‘de aquí a que vuelva a agarrar equipo, me voy a poner a trabajar’”.

Tras cerrar el ciclo futbolístico, Raúl Orvañanos encontró en la publicidad otra pasión y de ahí dio el salto a lo que sería su nueva profesión: comentarista deportivo.

“Me puse a trabajar en una agencia de publicidad, después me volvieron a ofrecer jugar, pero yo me encarrilé más en este trabajo y se me dio muy rápido la oportunidad de trabajar en el noticiero del Canal 13 y me olvidé del futbol.

“Otro tío mío, Eduardo Orvañanos, trabajaba narrando partidos de Serie Mundial, entonces me dio también por narrar ya que en ocasiones lo acompañaba y luego gracias a un buen amigo, Carlos Alazraki, nos metimos a trabajar en esto”.

De acuerdo con el propio Orvañanos, en sus inicios como comentarista era “bastante malito, entonces hubo que trabajar, que tomar clases, no en el aspecto futbolístico, sino en el aspecto de cómo desempeñarme ante una cámara. Fui creciendo, madurando y poco a poco llegaron las oportunidades y en aquel entonces había poca gente y, hay que ser sinceros,eso me ayudó.

“Ahora veo la cantidad de comentaristas que hay y la cantidad de jóvenes que quieren serlo y me espanto porque no hay tantas oportunidades. Yo me acuerdo, éramos José Ramón Fernández, Alejandro Lara Licea, Esteban Hernández Huerta, Alberto Fabris y yo. Éramos cinco y pocos los que llegaban, pero esto empezó a crecer, el futbol creció, la televisión creció, los programas de radio fueron creciendo y entonces hay más trabajo también”.

Y como buen crítico que es, Orvañanos reconoce que el ingreso de exfutbolistas como comentaristas hace más difícil la llegada de talentos en busca de una oportunidad.

“Ahora la modalidad de invitar a exfutbolistas para que trabajen de comentaristas le gusta mucho a la gente porque son figuras, pero quitan oportunidad a los que vienen, a los que trabajan, a los que se preparan y van a la universidad y dicen yo quiero un día llegar a sentarme ahí, pero eso va a ser más complicado porque ya está sentado Oswaldo Sánchez, Fernando Quirarte, el ‘Ruso’ Brailovsky, Paco Gabriel de Anda y así puedo seguir mencionando a un buen que fueron futbolistas”.

Y aun cuando reconoce la calidad de los futbolistas, ahora comentaristas, en la cancha, también asegura que “algunos sí se preparan bien, otros conocen el deporte que jugaron pero les cuesta mucho trabajo hablar, ellos van a durar poco, y otros lo ven como un trampolín para ser entrenadores, piensan ‘me siento en esa mesa y en tres meses me van a contratar y voy a ser entrenador’, entonces ellos realmente están aprovechando este medio para promoverse y ocupando el lugar de alguien que quiere hacer una carrera”.

Orvañanos es de los pocos comentaristas que puede presumir de tener experiencia en medios de renombre tales como Imevisión, Televisa, Fox Sports y su casa querida Radio Fórmula, lugar que ha dado cabida a La Fórmula Es…Orvañanos, desde hace dos décadas.

“Comencé en esto de los programas diarios, creo que yo que junto con Carlos Albert somos pioneros, tuvimos un programa muchos años y luego fui a otro lugar y a otro lugar y aquí ya llevo 20 años”.

A lo largo de 20 años, la voz de Orvañanos se ha visto acompañada de gente tan importante como Alfredo Domínguez Muro, Arturo Brizio, César Martínez, Enrique Burak y su hijo Raúl Orvañanos.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE