Navegación

Real Club España toda una gloria del fútbol mexicano

El «Club España» nace el 20 de marzo de 1912, producto de una separación del antiguo Club San Pedro de los Pinos. En el Club San Pedro de los Pinos se jugaba fútbol pero el Cricket era el deporte principal, es por eso que dos años después, con el propósito de jugar fútbol, 10 jóvenes emigrantes españoles emprenderían el proyecto de crear un nuevo club y formarían al memorable equipo del «España».

Francisco Arias, Ramón Lanza, Pedro Bargay Fusté, Delio Bonet, los hermanos Eulalio e Hilarión Badiola, José Larrañaga, Enrique Escalada, Francisco Gómez Alonso y Rafael Fernández fueron sus fundadores, todos ellos empleados de casas comerciales hispanas establecidas en la capital de la República Mexicana, redactaron inclusive un acta constitutiva, que se conserva en la sala de trofeos del Club España.

Con el poco capital que lograron juntar, comprarían un balón de cuero, los palos para las porterías y guardaron una parte, para capitalizar al nuevo equipo.

Seis meses después de su fundación el España ingreso a la Liga Mexicana, ocurriendo su debut el 6 de octubre; casi dos años después conseguiría su primer título de liga, dentro del torneo 1913-14.

El poderío económico del club le permitió tener influencia sobre la incipiente organización del balompié mexicano, que dependía en cierta medida de la infraestructura que proveía la institución; sin embargo eso le acarreo diversas problemáticas, que ante las afrentas de la Liga, lo llevaron a abandonar en varias ocasiones la competencia.

Su primer sainete fue a principios de 1918 al protestar un gol anotado en fuera de lugar, el campeonato lo ganó el Pachuca. Regresó para coronarse en la campaña 1918-19 pero, una temporada después, volvió a salirse de la competencia tras una bronca monumental, sumada a su apoyo al Club Tigres y España de Veracruz, luego de la expulsión del primero.

A fines de esa misma campaña, el 2 de junio de 1920, la Liga Mexicana de Aficionados decide expulsar definitivamente al España por no devolver la Copa del Campeonato de Liga y la Copa Tower, trofeos que tenía en custodia como campeón de ambas competencias en la temporada 1918-19, entonces sí, el Real Club decide formar otra liga. La separación de ambas ligas se concretó en la temporada 1920-21; la Liga Nacional incluyó a América, España, Luz y Fuerza, Amicale y el Reforma.

La superioridad del España en dicha liga se hizo evidente al ser el conjunto albinegro bicampeón en los únicas temporadas de dicho torneo. Inmediatamente después de la fundación de la primera Federación Mexicana de Fútbol, se unieron los clubes que pelearon por espacio de dos años para formar una sola competencia en agosto de 1922, la que llamaron Campeonato de Primera Fuerza de la FMF. Es decir, ambos torneos se unificaron y nació el antecedente directo de la actual Primera División.

Para 1919, gracias a los logros tanto deportivos como sociales, el España recibió de parte del Rey de España Alfonso XIII el título de “Real”, por lo que a partir de ese año, comenzó a llamarse el Real Club España, tal y como ocurría en la madre patria con el Real Madrid.   

El Club se mudó una vez más de escenario, en un hermoso campo sobre Paseo de la Reforma, en donde por fin tuvo una tribuna de madera que podía albergar a miles de aficionados. En este terreno permaneció hasta que en 1926, año en el que se mudaron al que sería su último estadio, con capacidad inicial para más de 8,000 aficionados y que para 1933 triplicaría la misma. Este estadio, llamado Parque España, se encontraba en la calzada de la Verónica y la calle de la Teja, en lo que hoy en día es Melchor Ocampo  y Marina Nacional. 

El equipo desapareció de la Primera División en 1950, sin embargo, nació la Liga Española que hasta nuestros días existe y es sin duda una de las mejores a nivel amateur.

Como curiosidad, quiero mencionar que uno de los grandes jugadores de este equipo fue “El Niño Artillero” José Luis Lamadrid, seleccionado en el Mundial de 1954, que tuvo a bien anotar un gol en esa Copa del Mundo ante Francia y al cual le tocó iniciar su carrera justamente en el último año que el España jugó en la Liga Mexicana, en la temporada 1949-1950.

José Luis, en la presentación de uno de mis libros, contó que su primer acercamiento con el España fue a la edad de 6 años, cuando su papá lo llevó al casino del Club y ahí conoció a un señor de gran porte, fuerte, dicharachero, al que le cayó muy bien y se puso a platicar con el chiquillo. Este personaje era Luis de la Fuente y Hoyos, el famoso “Pirata”.

El 26 y 28 de mayo de 1950 la selección mexicana de fútbol enfrentó en duelos amistosos a un combinado de la liga española que se identificó como España “B”, ambos duelos en el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes.

El primer juego terminó 3-1 en favor del conjunto español y el segundo con empate a cero. Los dos partidos estuvieron enmarcados por un creciente clima de hostilidad y tensión de parte del público mexicano hacia la afición de origen o ascendente español.

La bronca desatada al final del segundo partido por la anulación de un gol español y la molestia sentida por representantes de la comunidad española, que veían como el fútbol se convertía en pretexto para dirimir los recelos y desconfianzas de sectores de la población mexicana contra los ibéricos, ocasionaron que representantes en México de Francisco Franco, recomendaran a los clubes de origen español que se retiraran definitivamente de balompié profesional.

La solicitud fue atendida por los dirigentes de los clubes España y Asturias, que finalmente se retiraron de la Liga Mayor antes del comienzo de la campaña 1950-51. El último juego oficial del España fue dentro de la Copa México 1949-50, al caer 2-3 con Atlas el 23 de julio de 1950.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE