Navegación

La «Chiquita» González,el águila campeón del mundo

El crecimiento de su carrera profesional fue vertiginoso y a los 17 años debutó, logrando una victoria por nocaut en el primer round. Luego de varios triunfos consecutivos, “la Chiquita” González logró coronarse a sus 21 años de edad como Campeón Nacional de la división minimosca.

Consiguió en cuatro ocasiones el título mundial minimosca, tres por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y una por la Federación Internacional de Boxeo (FIB). Como profesional sostuvo 46 peleas, logrando 43 victorias, 31 por nocaut y sólo 3 derrotas. En el 2007 ingresó al Salón de la Fama del Boxeo Mundial con sede en Nueva York.

Conocido por sus vecinos como “el carnicerito de Neza”, ya que en un tiempo trabajó de tablajero en ese municipio, Humberto asegura que nunca perdió el piso y supo ahorrar sus ganancias en el boxeo.

Luego de casi 20 años en este deporte, “la Chiquita” prefirió abandonar los cuadriláteros y dedicarse a su esposa e hijos, “ya tenía asegurado mi patrimonio y no tenía caso que siguiera exponiendo el físico”.

Humberto “La Chiquita” González, ex campeón mundial de peso Minimosca del CMB y la FIB, se ha convertido en el entrenador personal de sus hijos Humberto y Alberto, de 16 y 12 años de edad, respectivamente.

Se pensaría que los está preparando para dar sus mejores golpes, pero la real idad es que ellos prefieren hacer rodar la pelota en una cancha de futbol.

Ambos chicos decidieron jugar al balompié y desde los seis años están inscritos en la escuela del Club América, lo que tiene muy contento a “La Chiquita”, quien les ha brindado el apoyo y los consejos necesarios para lograr el objetivo de militar en la Primera División.

“Yo no los presioné a ser boxeadores, yo (respeté) lo que ellos eligieron, jugar el futbol y los apoyo. Ellos decidieron cambiar la tradición de ser boxeadores, como su papá, y está bien. Ahora deben ser buenos jugadores”, señaló González, seguidor de las Águilas.

“Recuerdo que cuando era peleador, mi papá me pedía resultados al trabajar o entrenar. Él me decía que si yo me lo había buscado (ser boxeador) tenía que echarle el doble de ganas, lo mismo es con mis hijos”, agregó González, retirado del boxeo desde 1995.

Humberto y Alberto se esfuerzan día a día en entrenamientos y partidos. Su padre siempre los acompaña y desde las tribunas los alienta cuando hacen las cosas bien y les exige que ve entreguen el corazón en la cancha.

Es sabido que fuiste el primer boxeador de la división minimosca en ganar un millón de dólares en una pelea, ¿alguna vez recibiste información sobre cómo administrar tus ganancias?

«Mi papá y la gente que me rodeaba me enseñaron que debía invertir para mi futuro y tener cuidado con quienes se me acercaban, porque muchos sólo estarían conmigo mientras tuviera dinero. Recibí buenos consejos de gente cercana que tiene negocios, empecé a absorber todos esos conocimientos y a aplicarlos para no despilfarrar el dinero que ganaba».

¿Cuentas con algún tipo de seguro?

«Tengo un seguro de gastos médicos mayores, al ser boxeador era muy importante contar con él por si llegara a presentarse cualquier eventualidad. También un seguro educativo para mis hijos, lo considero muy importante».

¿Cómo planeaste que fuera tu vida cuando dejaras el boxeo?

«Pensé en invertir mi dinero, tenía muy claro que no debía entrar a un negocio que no conocía, así que cuando llegó el momento, lo hice en las carnicerías. Poco a poco fui abriendo algunos negocios y son los que hoy me permiten vivir sin problemas financieros. Además de carnicerías, tengo salones de fiestas y próximamente un casino».

Este Día del Padre, “La Chiquita” González celebró en grande con su esposa Margarita y sus hijos Humberto, Alberto, Marbet y Nancy. Uno de sus regalos fue la apertura de una pastelería que la familia inauguró.

¿Qué le recomendarías a los jóvenes para mantener unas finanzas sanas?

«Que cuiden sus ganancias porque no siempre van a ser chavos, lo mejor que pueden hacer al tener una cantidad de dinero guardada, es invertirla y así puedan vivir de ello cuando sean mayores».

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE