Navegación

La leyenda del «Diablo»Montoya con los Diablos Rojos del México

Ramón «Diablo” Montoya, falleció a los 78 años, dejando tras de sí una estela de éxitos en los Diablos Rojos del México, con los que militó toda su carrera desde 1962 y hasta 1976; volvió en 1983 a jugar un cotejo para recibir un homenaje.

Montoya fue el brazo derecho de Benjamín «Cananea” Reyes, y en 1991 cuando éste ya no pudo dirigir en gira, el «Diablo” era el encargado del equipo; dirigió también a los Olmecas de Tabasco, Rieleros de Aguascalientes y los Acereros de Monclova; el pasado 25 de octubre falleció Baudel López, a quien Ramón le heredó el jardín central para el calendario de 1977.
Este personaje se une a otros que militaron con los Diablos y también dejaron huella, encabezados por «Cananea” Reyes, Nelson Barrera y de manera reciente Armando «Agujita” Sánchez, quienes lograron el último campeonato unidos en 1988 sobre los Saraperos de Saltillo; en el 91 que perdieron ante los Sultanes Montoya terminó dirigiendo esa final por los problemas de salud que aquejaron a Reyes.

Montoya fue uno de los mejores jardineros en el circuito veraniego y un emblema de los Diablos Rojos del México.La organización capitalina fue la única que defendió el Diablo en las décadas de los 70 y 80.

Su promedio de bateo después de jugar mil 498 encuentros fue de .316. Se retiró en 1976, pero regresó en 1983 para participar en cuatro juegos y recibir un gran homenaje.

Al retirarse como jugador activo, siguió como instructor y coach de los Diablos.

Ingreso al Salón de la Fama el 13 de julio de 1990.

En los últimos años fue parte del staff de coaches e instructores que forman y pulen el talento de los prospectos que asisten a la Academia Alfredo Harp Helú.

El número 32, con el que siempre jugó, fue retirado por el México.

A Montoya se le recuerda por su guante en las praderas. En la caja de bateo era muy habilidoso para conectar la pelota. No tenía poder, pero regaba imparables por todos los rumbos del parque.

En 1964 probó suerte en el béisbol de Estados Unidos, con el equipo El Paso, de la Liga de Texas. Participó en 90 encuentros, pero lesiones lo frenaron.

Fue parte importante en cuatro campeonatos de sus queridos Diablos. En 1968, con Tomás Herrera de manager; 1973, Wilfredo Calviño; 1974 y 76 con Benjamín “Cananea” Reyes.

A finales del año pasado, ex jugadores de los Pingos sostuvieron un juego con cronistas en donde participó el “Diablo“, quien fue homenajeado por el público cuando en su turno al bat recibió base por bola y se trasladó a la inicial.

Ramón «Diablo» Montoya se convirtió en mánager de los Venados de Mazatlán en 1992 y logró a darle la cuarta estrella al equipo mazatleco en la temporada 1992-1993, cuando necesitaron siete encuentros para vencer a los Águilas de Mexicali.

Ramón Montoya, fue un destacado jugador amateur. Los buscadores no lo podían convencer para que se convirtiera en profesional.

Para él lo máximo era ser seleccionado para representar a su entidad y a México en los diferentes eventos internacionales. Pero al mismo tiempo, deseaba probar suerte en el beisbol profesional.

Firmó para la organización de Kansas City, después de haberlo checado en la serie mundial amateur celebrada en Costa Rica. Lo opcionaron al México, pero para no perder su calidad de amateur, decidió firmar con la organización de los Diablos Rojos, pero con el nombre de Rodolfo Montoya.

En la Liga Mexicana del Pacífico, fue parte de los desaparecidos Rieleros de Empalme, Naranjeros de Hermosillo, Algodoneros de Guasave, Yaquis de Ciudad Obregón, Tomateros de Culiacán y Ostioneros de Guaymas y como mánager, en 1992-1993, llevó al campeonato a los Venados de Mazatlán, en aquella memorable final en la que remontaron un 1-3 frente a los Águilas de Francisco “Paquín” Estrada.

Era el tipo de jugador que nace con ángel. Les caía bien a los exigentes aficionados rojos. En su primera temporada como regular participó en 125 juegos, promediando con el bat .266, pero lo más importante fue que en la tribuna se empezaba a forjar un ídolo.

La Liga Mexicana de Beisbol informó del fallecimiento de Ramón Montoya Lerma, quien nació en Mexicali el 8 diciembre de 1940, mismo lugar donde murió el miércoles 24 de enero 2018.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE