Navegación

Rafael Martín Vázquez el fino mediocampista español

Tras ser formado en las categorías inferiores del Real Madrid y ser escogido mejor jugador del Mundial Juvenil de 1981 debutó en partido oficial con 17 años en un Murcia-Real Madrid. Con el Real Madrid ganó seis trofeos de Liga y dos Copas de la UEFA.

La técnica individual de Rafael Martín Vázquez hizo de él uno de los mejores centrocampistas ofensivos del mundo en su momento, aunque su carácter reservado, su juego excesivamente cerebral y su escasa brega sobre el terreno de juego lo convirtieron en uno de los chivos expiatorios de la exigente, y con frecuencia injusta afición madridista. Después de protagonizar la mejor temporada de su carrera con el Real Madrid, la 1989/90 a las órdenes del entrenador galés John Benjamin Toshack, Rafael Martín Vázquez se convirtió en uno de los jugadores más codiciados del momento pero Ramón Mendoza, entonces presidente del Real Madrid, se negó a realizar una renovación al alza del jugador, por lo que este terminó aceptando la oferta del Torino FC italiano, en el cual, a pesar de ser el extranjero mejor pagado del Calcio, nunca llegó a mostrar el sobresaliente nivel de juego alcanzado en su primera trayectoria madridista.

¿Cómo fue incorporarse al vestuario del primer equipo del Real Madrid?

Estaban Juanito, Santillana, Stielike, Gallego… Te sentías como el hijo que llega, les mirabas con respeto, sin abrir la boca. Escuchando. Ellos nos ayudaron a sentirnos a gusto, pero en esa época había que guardar las distancias. Casi les tratábamos de usted. Recuerdo que Juanito era una persona que te lo daba todo, te daba la vida. Aunque tuviese ese pronto en los partidos, por lo que lo podía echar todo a perder. Sobre todo con los jóvenes era muy cercano. Fue una pena su pérdida.

Se mató volviendo del partido que jugué yo contra el Madrid en el Torino. De hecho, ese día, nada más acabar el partido, bajó al vestuario y pasó a verme, estuvimos hablando. Fue muy cariñoso. Yo regresé en un chárter con mi equipo a Italia y cuando escuché en la radio al día siguiente que se había matado en un accidente esa noche no me lo podía creer.

Luego, cuando hice el curso de entrenador, conocí a una persona que iba en el coche con él. Me dijo que Juanito había ido ese día a Madrid a entrevistarse con alguien que le ofrecía una oportunidad profesional, estaba entrenando al Mérida por aquel entonces, y le estaban saliendo cosas. Como entrenador, estoy seguro de que hubiese dado mucho de sí y habría llegado al Real Madrid seguro. Comentò para Jot Down en una entrevista el año pasado.

Al comienzo de la temporada 1992/93 contribuye con sus goles a que el Olympique de Marsella conquistase la Copa de Europa. Aunque a mitad de temporada retornaría al Real Madrid, no pudieron participar aquella temporada en la Copa de la UEFA al tener previamente ficha en competiciones europeas con el Marsella en la máxima competición continental. Este hecho hace que en ocasiones se contabilice la Copa de Europa y en otras no, al no haber un criterio válido consensuado al respecto.
Martín Vázquez, efectivamente, se estrenó en aquella primera edición de la Champions League el 16 de septiembre de 1992 en Irlanda del Norte, en un Glentoran-Olympique que concluyó 0-5 y en el que el jugador español marcó dos goles. En el partido de vuelta, el 30 de septiembre de 1992, vencieron de nuevo los franceses 3-0. Martín Vázquez jugó ese segundo partido con el número 8 a la espalda y dio una asistencia, la del tercer gol del equipo galo. En segunda ronda el Olympique se enfrentaría al Dinamo de Bucarest el 21 de octubre de 1992. Para entonces Martín Vázquez ya había sido traspasado al Real Madrid y ya no formaba parte de la plantilla del Olympique de Marsella. Según la normativa, al haber jugado dos partidos con el Olympique el madrileño no podía participar con otro equipo en competiciones europeas. Aquella temporada 1992-93 la Champions League la ganó precisamente el Olympique de Marsella y según la normativa se le debería contabilizar también aquel título

¿Y el mexicano Hugo Sánchez?

Vino después de Santillana y Valdano. Como rematador, creo que Hugo habrá sido de los mejores del mundo, si no el mejor. Treinta y ocho goles de primer golpeo no lo ha hecho nadie. Además, era muy listo, conocía sus virtudes y sus limitaciones. Sacaba provecho de todo, minimizaba a sus marcadores. Pero, fundamentalmente, lo que tenía era algo solo al alcance de los números uno, que era capacidad de abstracción. Cuando llegaba el momento clave, se concentraba y solo estaba a muerte en lo que tenía que estar, no le afectaba nada. A mí eso me cuesta, me afectan los sentimientos.

Compartí con él habitación muchos años. Él era su mejor representante. Llevaba siempre una carterita con fotografías suyas, en las que por detrás ponía sus logros, «máximo goleador», tal… Cuando le pedían un autógrafo, no firmaba un papel, sacaba su foto del taco que llevaba encima. En aquella época los jugadores no teníamos ni fotos oficiales, los retratos individuales de cada jugador llegaron bastante después.

También recuerdo que tenía dos secretarios jovencitos. Eran detalles a los que no estábamos acostumbrados. Me acuerdo de que en cada entrevista que daba él ponía su propia grabadora para que no tergiversaran lo que había dicho. Además, en la habitación recuerdo que llevaba un diario. Cada día registraba en cintas con una grabadora lo que había hecho, lo que le había pasado. Creo que hubiera sido muy interesante para mí haber hecho lo mismo, porque no me acuerdo de nada. Sobre todo, de los detalles.

Cuando nos juntamos antiguos compañeros, Sanchís tampoco se acuerda, pero Butragueño y Míchel es de locos todo lo que recuerdan. Yo no me acuerdo ni de mis goles. El otro día zapeando caí en Real Madrid TV y estaban echando un partido contra el Atlético en el que metí dos goles. Al verlos, me acordé de que los había metido, pero ya los tenía completamente olvidados. Y eso que uno era de cabeza, que yo de cabeza iba… [risas] he metido pocos.
Alejandro García. 

Fichò por el Deportivo de La Coruña.Tras su salida de Riazor, se trasladó a México para jugar con el Atlético Celaya y seguidamente fue fichado por el Karslruher alemán donde se retiró poco después.

Siempre muy vinculado, de una forma u otra, al mundo del fútbol ha formado parte de la plantilla técnica del Real Madrid y ha colaborado con diferentes programas deportivos como comentarista. En febrero del recién terminado 2018, Martín Vázquez fue fichado por El Extremadura UD, Club que entonces militaba en el Grupo IV de Segunda División B. Sin embargo y a tenor de los resultados al frente del equipo fue destituido tan sólo dos meses y medio después.

Rafa jugaba como cualquier muchacho al fútbol sala en el colegio Escolapios cuando una casualidad le llevó a la cantera del Real Madrid. A su entrenador, el padre Irineo, hubo que convencerlo para que dejara al joven jugador irse a la Club Blanco.

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE