Navegación

Sergio»Kalimán»Robles,el catcher de oro del Salón de la Fama

Sergio Robles inició su carrera en el béisbol a los 10 años de edad, en  su ciudad natal Magdalena de Kino, Sonora y en su etapa como jugador, siempre admiró al ex jonronero de los Yanquis de Nueva York, Mickey Mantle.
Sergio jugó en siete series del Caribe, pero su mejor actuación fue la de Santo Domingo en 1976, cuando bateó .333, 4 carreras anotadas, 3 producidas y con una excelente defensiva.
Con los Orioles de Baltimore estuvo en 1972, jugando play Offs contra Oakland los cuales perdieron donde jugó poco, igualmente estuvo con el equipo grande de los Dodgers.

Robles también fue parte importante del roster de los Diablos Rojos, a quienes ayudó a conquistar varios campeonatos y es recordado por sus lances fenomenales tirándose contra la malla del ahora desaparecido parque del Seguro Social, ganándose el aplauso de los seguidores del México. Su entrega sobre el diamante, su carácter y su fortaleza, hicieron que buscadores de las Grandes Ligas se acercaran a los Diablos, tocándole al gallego Angel Vázquez, venderlo a la organización de los Orioles de Baltimore. Robles estuvo en la Liga Americana un par de temporadas (1972 y 73) y luego fue parte de los Dodgers de Los Angeles, en 1976. Su retorno a los Diablos Rojos fue positivo para el club escarlata. El sonorense estaba más hecho, más firme, más experimentado. Su fama aumentó considerablemente en todos sus niveles y su aporte a la franela de los pingos le dio un sitio privilegiado en la historia monumental de los luciferes. Sergio Robles es sinónimo de pasión, de entrega, de garra y de muchos otros adjetivos que podrían colocarle quienes lo vieron y disfrutaron con sus lances espectaculares.

En 1986 “El Kaliman” se retiró como jugador activo para dirigir al equipo de su vida, Naranjeros de Hermosillo.
«Kalimán» Robles arrasó en el 2006 en las votaciones de los beisbolitas con 223 sufragios para ganar su inclusión en el recinto de los inmorales en su primer elección.
Los Naranjeros retiran su número
Arturo León Lerma destacó que Robles fue un jugador que marcó toda una época, ubicándose en su tiempo como el mejor receptor mexicano.
Hizo ver que «El Kalimán» brilló con intensidad en el equipo, en Series del Caribe, llegó a Ligas Mayores y más recientemente, apenas en agosto pasado, fue entronizado al Salón de la Fama del Beisbol Profesional de México.
León Lerma estableció que Sergio Robles Valenzuela se merece esta distinción por sus muy altos méritos durante sus 19 años que jugó para los Naranjeros, siendo siempre todo un orgullo y parte de la identidad del equipo capitalino.
Así, la eterna franela del «Kalimán» esta unida a las de Héctor Espino (21), Benjamín «Cananea» Reyes (10), Celerino Sánchez (14), Francisco Barrios (11), Maximino León (25) y Ángel Moreno (30).
En rueda de prensa, el presidente ejecutivo del Club Naranjeros de Hermosillo, Dr. Arturo León Lerma, expresó que se ha tomado tan relevante decisión «por su enorme historial, inmenso cariño por la franela y identificación plena como Naranjero».
«El Bazooka» de series caribeñas
Robles, a quien denominaron «Bazooka» en la Serie del Caribe de 1971 celebrada en República Dominicana, puso muy en alto los colores y el nivel de juego de la pelota mexicana que ese año incursionara por vez primera en los clásicos de la Confederación del Caribe entre Venezuela, Dominicana y Puerto Rico.

El Club Naranjeros de Hermosillo,por medio del  Dr. Arturo León Lerma, expresó que se ha tomado tan relevante decisión «por su enorme historial, inmenso cariño por la franela y identificación plena como Naranjero».

Así, la eterna franela del «Kalimán» esta unida a las de Héctor Espino (21), Benjamín «Cananea» Reyes (10), Celerino Sánchez (14), Francisco Barrios (11), Maximino León (25) y Ángel Moreno (30).

Podría Interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SÍGUENOS
RECIENTE